ILLAYAH

(texto y música: Raquel Rodríguez)

Sed ad sed tum ajat,
meo borrid pleo tao
sunt virat.

Acudo al ser terrenal
de frágil vida, 
que con mi luz
renace pleno hacia un portal
de nueva conciencia,
nueva energía.

Aquí, en este lugar del "pleno",

donde mi comunidad habita,

llegan señales, llamadas de otros mundos,

que del multiverso proceden,

para poner en conocimiento nuestro,

de aquellos seres que nos necesitan.

Sed ad sed tum ajat

Ajat (o bien se interpreta con boca cerrada)

 

Distintas frecuencias componen la esencia,

profunda, eterna,

de nuestra forma de vida.

Cuando una estrella cierra los ojos

al horizonte del astro que la contempla,

desde allí mismo, desde el ocaso,

haces de luces irrumpen en el cielo,

surcándolo al encuentro de los seres

que irradian, en su expandir,

el designio que les trasciende

a ser Uno con el Pleno.

Un comienzo nuevo asoma sutilmente,

tras la mirada atenta, translúcida, que,

como el agua más pura,

obsequia, en su grácil borboteo,

con la inmensidad de un océano cósmico,

vibrante en infinitud celeste,

eterno en su afán creador.

Ahora, desde el silencio consciente,

comprendo la naturaleza de mi ser,

del Ser.

Lidia Vinyes-Curtis (mezzosoprano)

Jordi Torrent (piano)

Kostadin Bogdanoski (violín)

Guillaume Terrail (violonchelo)